Home / Información regional / URUGUAY: NO A LA REFORMA, MILES EN LA AVENIDA 18 DE JULIO

URUGUAY: NO A LA REFORMA, MILES EN LA AVENIDA 18 DE JULIO

Por Georges Almendras

Miles de voces gritaron:“!!Chile, escucha, tu lucha es nuestra lucha!!”

                         Por Jean Georges Almendras-23 de octubre de 2019

Cantando con todas las fuerzas consignas, tocando saxos, trompetas, redoblantes y tambores, encendiendo bengalas , muchos jóvenes y no jóvenes con caras pintadas, con niños en brazos, en cochecitos y de a pié, portando banderas, carteles, pancartas  de colectivos y luciendo en gargantas y manos los pañuelos coral emblemático de los colectivos que NO apoyan la Reforma Constitucional propuesta por el senador blanco Jorge Larrañaga, se movilizaron por la Avenida 18 de Julio, en un masivo “encuentro cierre” de la contra campaña a la propuesta “Vivir Sin Miedo” que será plebiscitada este domingo 27 de octubre, durante las elecciones nacionales.

Miles y miles de personas dieron forma a una columna humana de características multitudinarias. Miles y miles de uruguayos se lanzaron a la principal avenida de la ciudad de Montevideo para expresarse públicamente, en términos de tajante rechazo a la iniciativa del senador Larrañaga.

La movilización por el NO a la papeleta del “SI” a la Reforma tuvo su punto de partida en la zona de la Universidad de la República a media tarde, para que finalmente sobre la hora 18 los participantes de la convocatoria pusieran proa a la Plaza Cagancha del centro de Montevideo.  

De la movilización, que fue convocada por la Articulación Nacional “No a la Reforma” y por todos los colectivos y organizaciones (unas 80 aproximadamente) participando, además, la ciudadanía que no apoya la iniciativa de Larrañaga. También participamos redactores de Antimafia Dos Mil junto a integrantes del Movimiento Internacional de Jóvenes Our Voice como parte militante y activa de Colectivos Contra La reforma, portando carteles y pancartas alusivas al No a la Reforma. También participaron redactores de La izquierda Diario. Y en la cabecera de la gran columna la dirigencia del Frente Amplio que se postula a la presidencia de la República entre otros referentes de esa fuerza política.

La concentración se llevó a cabo pacíficamente, pero con mucho ruido. Con ese ruido que sale del alma cuando la  causa es sobradamente justa, reivindicativa y anti represiva. Una causa que fue tomada por la juventud, por una cuestión de naturaleza  literalmente, y por una cuestión de conciencia. De ese amor que los jóvenes tienen por la libertad y por la justicia, y de esa rebeldía que también por  naturaleza les sale a flor de piel  a la hora de oponerse a las represiones y los desmanes del poder.

Y a propósito de represiones y de desmanes del poder, los hechos que se están viviendo en Chile no estuvieron ausentes en esta masiva demostración, para visibilizar que las ideas del senador Larrañaga van a contrapelo. Los jóvenes –cuya participación en el cierre de esta movilización fue porcentualmente mayor- se solidarizaron abiertamente con el pueblo chileno, que al momento de redactarse estas líneas (este miércoles 23 de octubre) vive una huelga general y enfrenta estoicamente la represión criminal ordenada por el presidente Sebastián Piñera, quien en esta jornada, tuvo el cinismo y el descaro de pedir disculpas a la ciudadanía no sin antes calificar la protesta social del pueblo chileno como un acto criminal merecedor de una represión ejemplar: una represión bestial,  que según recientes datos proporcionados por la Comisión Interamericana de DDHH, viene dejando un saldo (aterrador, por cierto) de 42 muertos, 12 mujeres violadas, 121 desaparecidos y miles de torturados (siendo que las versiones oficiales son diametralmente opuestas, y no se ajustarían a la verdad), con el  dramático y aterrador agravante de que en los subterráneos del Metro Baquedano las fuerzas represivas  habrían instalado un centro de tortura clandestino, el que recién fue denunciado hoy al cierre de esta edición, por fuentes del INDH.

“ ¡¡Chile,escucha, tu lucha es nuestra lucha¡¡” entonaron a viva voz miles de jóvenes. Es un canto a la solidaridad y a la unión. Esa unión que nace de la necesidad de defender la libertad de los pueblos. De la necesidad de recordarles, a quienes hicieron la propuesta de la Reforma, que convocar a los militares a ser parte de las fuerzas de la seguridad ciudadana (para combatir la delincuencia) es una iniciativa en extremo grave, porque los militares en las calles no es otra cosa que retrotraerse al pasado dictatorial y alinearse a una doctrina de tinte fascista, pensando o creyendo, equivocadamente , que la bota militar es el único recurso para combatir el delito, sin tomar en cuenta que la bota  militar en las calles de Montevideo y del interior del país, es claramente una forma de darle participación como protector del pueblo, a una fuerza que  en años de dictadura formando parte del terrorismo de Estado, reprimió , torturó y asesinó ( y desapareció) a compatriotas y extranjeros. Y aún más, es darle participación a una fuerza que a la fecha sigue actuando (siendo que estamos en tiempos de democracia) en clara postura evasiva y desafiante para con la Justicia, y en ejercicio liso y llano de una  férrea omertá que impide que los familiares de detenidos desaparecidos puedan recuperar los restos de sus seres queridos. Y en consecuencia, significaría también, darle participación a una fuerza que no ha sido saneada desde sus entrañas y que todavía sigue usufructuando las mieles de la impunidad, dándole la espalda a quienes sufrieron en dictadura, como una demostración de inmoralidad institucional irritante e  indignante. Una demostración de poder, carente de toda ética y muy distante de las obligaciones de unas Fuerzas Armadas que quebraron y violentaron el orden constitucional y el Estado de Derecho, sin perjuicio de que hubo militares de diferente rango que pagaron caro por ser constitucionalistas  y por negarse a manchar su uniforme y sus manos con sangre de compatriotas. 

Entonces, las consignas apoyando el NO a la Reforma Constitucional se sintieron estrepitosas en la principal avenida de la capital del Uruguay. Un cierre de contra campaña de “Vivir Sin Miedo” alentador, como respuesta a una iniciativa díscola y anti democrática que fue presentada en sociedad desde los sectores más recalcitrantes de la derecha uruguaya, invocando a los miedos de la ciudadanía a la delincuencia urbana como pretexto para que se imponga. Una iniciativa  de reforma que incluiría además de la militarización,  la habilitación de la ejecución de allanamientos nocturnos en los hogares, la negación de la libertad anticipada a prisioneros culpables de determinados delitos y la pena de reclusión permanente revisable.   

El No a la Reforma como contra campaña a la que inició Larrañaga  es la respuesta más visceral de un pueblo que sufrió el terrorismo de Estado y que no se deja encandilar por las propuestas especulativas y sin fundamento democrático, de una ideología (de militarización y de Estado policial) que no contempla las necesidades de los sectores más vulnerables ( que es donde el delito tiene su espacio) entendiendo que el endurecimiento de las penas y la presencia militar  en las calles junto a la Policía,  es una solución mágica, en su afán de preservar, un estilo de vida, bienes materiales, capitales y comodidades, olvidándose que aquello de “Vivir sin Miedo” (como se llamó a la campaña en pro de la Reforma) va en favor exclusivamente de una clase social, y en desmedro de otras.

Debe ser porque la criminalización de las protestas sociales y de ciertos sectores de la sociedad, apelando al autoritarismo y al despotismo (a punta de uniforme y bayoneta, con el riego de sufrir abusos y practicar el gatillo fácil) es el camino más cómodo para “Vivir sin  miedo” y para esconder los trapos sucios de la sociedad uruguaya en la que los delincuentes de guante blanco, los corruptos  del Estado, y los integrantes  del sistema político viables de alinearse con el crimen organizado (narcotráfico, especialmente) son sus principales exponentes.

Pero para ellos no hubo una campaña de “Vivir sin miedo”, ni hubo endurecimiento de penas, ni tampoco hubo propuestas de militarizaciones.

Para ellos más bien hubo (y hay) excesos de impunidades y de caminos libres para cumplir con sus fines non santos.

Este domingo  no podemos hacernos los indiferentes a todo este panorama (y al de Chile, al de Brasil, y al de Argentina, por las represiones, por sus excesos y por el gatillo fácil, con el saldo de muertos, torturados, violentados y desaparecidos “en democracia”: digamos NO a la Reforma, NO a la bota militar.

Digamos Nunca Más.

———-

*Foto de Portada:  www.resumenlatinoamericano.com /Martha Passeggi

*Foto 2: AntimafiaDosMil-Our Voice

*Foto 3: www.resumenlatinoamericano.com /Martha Passeggi