Home / Información general / VIUDA DE PABLO MEDINA HABLA DE LA INTEGRIDAD DE SU MARIDO
Viuda de Pablo medina

VIUDA DE PABLO MEDINA HABLA DE LA INTEGRIDAD DE SU MARIDO

Por Omar Cristaldo y Jorge Figueredo

VIUDA DE PABLO MEDINA HABLA DE LA INTEGRIDAD DE SU MARIDO

Por Omar Cristaldo y Jorge Figueredo
2 de febrero de 2015

Viuda de Pablo medina

La viuda del periodista Pablo Medina, Olga Bianconi pidió a periodistas de Antimafia Dos Mil – Redacción Paraguay, que la visitaron en su domicilio de Curuguaty, poder conversar con el director y fundador de la Revista Antimafiaduemila de Italia, Giorgio Bongiovanni. Sugirió que le informáramos a él que Pablo Medina no solamente tiene una hija, Dyrsen, sino también dos hijos más de su segundo matrimonio. También comentó que su marido era un hombre íntegro y único.

El sábado 31 de enero de 2015, en horas de la mañana, visitamos a la viuda del periodista Pablo Medina, Olga Bianconi, en su domicilio ubicado en el centro de la Ciudad de Curuguaty. Al saludarnos lo primero que dijo fue: “Figueredo, hace tiempo que necesitaba hablar con usted y el italiano. Intenté por todos los medios de comunicarme con usted, pero no pude conseguir su teléfono. Incluso la vez pasada cuando le he visto por televisión pensé que iban a poner en pantalla su número, pero no, porque solo pusieron el número de Gaspar Medina. Pero íntimamente sentí o pensé que alguna vez iba a encontrarte para hablarle, y por intermedio suyo contarle a Giorgio Bongiovanni, que Pablo Medina, mi marido, no solo tiene una hija, Dyrsen, sino también dos hijos menores, reconocidos por él, Virgilio Asterio Bianconi, de 12 años y Marianela De Jesús Medina Bianconi, de 14 años. Todas las veces que he visto materiales referentes a mi marido siempre le veo al italiano y ustedes al lado de Dyrsen como si ella fuera la única hija, sin embargo Pablo tiene también dos hijos menores, hermanos suyos”.
Olga Bianconi con lágrimas en los ojos, continuó hablando: “Pablo era un hombre honesto, íntegro. Quizás nunca aparezca más un periodista como él, que dio su vida por la verdad, por su trabajo. El no dejó herencia material a sus hijos, no tuvo nada, no tuvimos casa, bienes de valor, solo el vehículo que utilizaba en su trabajo era de él, pero que todavía falta pagar al diario ABC Color 12 millones, ya que la empresa le descontaba mensualmente por eso. Incluso la notebook y otros materiales que utilizaba en su trabajo no eran de él, eran de sus hijos o de la familia que se los prestaba. Él siempre me respetó y yo a él, estuvimos juntos 19 años aproximadamente. Él nunca me contaba sobre su trabajo, era muy discreto, incluso sobre las amenazas que recibía se callaba, quizás para no preocuparme, pero dos meses antes de su asesinato me contó que recibía amenazas, y le dije que seguramente se iría a otra región a vivir como ya lo había hecho en otras ocasiones, sin embargo no me respondió”.
Luego destacó: “No confío en la justicia humana, solo en la divina. El caso de Pablo ya hubiera terminado hace rato si el diario ABC Color no publicase todos los días sobre él, o le hinque permanentemente a la justicia”.
“La Fiscala Sandra Quiñonez me ha prometido que me iba a visitar pero hasta ahora no lo ha hecho” agregó Olga Bianconi. Más tarde puntualizó: A pesar de que Pablo nunca me decía nada sobre su trabajo, dos meses aproximadamente antes de morir, me había comentado en la intimidad que era difícil la situación y que estaba recibiendo amenazas. Uno de sus amigos de la Ciudad de Ypejhu, el hermano del político Julián Núñez -que también había sido asesinado por el clan Acosta-, le había advertido sobre algo, seguramente sobre amenazas dirigidas a Pablo. Pablo estaba investigando bastante sobre el asesinato de Julián Nuñez y le había prometido a su hermano, que este crimen no iba a quedar impune, que el iría hasta las últimas consecuencias para descubrir la verdad, y hasta entregó su vida por eso. Estaba planificando un documental en el que se iba a referir sobre quiénes fueron los autores del asesinato de Julián Nuñez, y que el clan Neneco estaba detrás de eso”.

Olga Bianconi se quejó diciendo: “No he recibido ninguna visita por solidaridad ni apoyo de ninguna autoridad de la zona. Sea intendente, gobernador o diputado. La única visita o apoyo que he recibido de una autoridad es la del Senador Arnoldo Wiens, y después de nadie”.
Relató también que: “A pesar de que mi marido ya había fallecido a las dos y media de la tarde del 16 de octubre de 2014, recién me entregaron el cuerpo a la madrugada. Y fue solo por la presión que mis hermanos hacían al fiscal para la entrega del cuerpo de Pablo. Por la insistencia de mis hermanos, uno de ellos casi fue detenido por el fiscal, por exigir que haga su trabajo”.

La señora Olga Bianconi se sintió muy conmovida por nuestra visita, incluso durante parte de la conversación. Con el rostro bañado en lágrimas, manifestó en todo momento que le gustaría que en la prensa internacional se conozca que Pablo también tuvo dos hijos de ella, que aún son jóvenes y que fueron afectados bastante por la muerte de su padre. También comentó orgullosa que su hijo Virgilio es muy inteligente, y que salió a su padre. Fue mejor alumno en su Colegio, ya que incluso en los momentos más difíciles luego del asesinato de su padre, mantuvo su rendimiento académico. También recordó a su hija Marianela, a quién le gusta la carrera de Criminalística.

Finalmente dijo “no tendría problemas de conversar o hablar por teléfono con el italiano Giorgio Bongiovanni, para compartir con él mis inquietudes como viuda de Pablo. Agradezco vuestra visita, y les invitó para cuando se cumplan 6 meses de su muerte y haga el novenario. Ustedes pueden asistir”.