Home / Información regional / VIVIMOS LA DICTADURA ECONOMICO-MILITAR

VIVIMOS LA DICTADURA ECONOMICO-MILITAR

Por Claudio Rojas

VIVIMOS LA DICTADURA ECONOMICO-MILITAR

Por Claudio Rojas desde Chile -17 de diciembre de 2018

Todo lo sucedido en territorio mapuche permite ver y constatar la precariedad de la autoridad civil frente a la mentira para ocultar delitos y un crimen cometido a mansalva. Eso ya había sucedido antes cuando el estudiante Avilés fue golpeado por un carro lanza agua en una manifestación en Valparaíso. El gobierno de Bachelet validó las afirmaciones del alto mando de Carabineros que luego de una investigación, quedó demostrado que el gobierno de la Nueva Mayoría, PPD/PS/PRSD/PDC/PC había protegido al Director General de esa fuerza de seguridad.

Pánico causa estar entre las manos de un servicio integrado por ladrones, traficantes de armas y drogas, mentirosos y asesinos, que viven y trabajan en la impunidad casi total. Inventar pruebas para encarcelar a inocentes es extremadamente grave como lo que sucedió en el caso Huracán, que evidentemente fue diseñado y protegido desde la subsecretaria del interior del gobierno de la Nueva Mayoría, casi tan parecido a los montajes durante la dictadura militar para justificar crímenes y delitos.

Posiblemente la inmensa mayoría de los chilenos espera que desde el parlamento se levanten voces fuertes, procedimientos, propuestas que coloquen fin a la impunidad para robar, asesinar y mentir de carabineros. Urgente se hace la intervención para reformular una institución que garantice las necesarias y los indispensables asuntos en un Estado de Derecho para bien de la ciudadanía.

En la actualidad, no son creíbles el piñerismo con su gobierno de los tiempos mejores ni las Fuerzas Armadas ni Carabineros. La dura realidad los muestra como ineficientes y un actuar cómplice que tiene como objetivo fundamental mantener la impunidad dejando en la indefensión a todo un país.

Evidentemente que aquellos notables reconocimientos de la elite política han sido muy alentados por la enorme decadencia institucional que han sufrido las Fuerzas Armadas por sus numerosos escándalos de corrupción y por la represión ilegal de Carabineros a los mapuches que ha culminado en el asesinato del comunero Camilo Catrillanca

Lo notable es que en el último tiempo, numerosos líderes de la derecha o de la Concertación -coaliciones que siempre habían negado la existencia de una democracia tutelada derivada de la Constitución del 80- han comenzado a reconocer sin ningún tapujo la virtual autonomía de las Fuerzas Armadas y Carabineros; autonomía evidentemente incompatible con la existencia de un auténtico Estado de Derecho, en que las instituciones armadas tienen que estar completamente subordinadas a las autoridades políticas elegidas por el pueblo.

En este sentido han resaltado varias entrevistas concedidas por líderes políticos al Canal de cable CNN-Chile. Así, el senador independiente de derecha y miembro de la Comisión de Defensa del Senado, Carlos Bianchi, le reconoció explícitamente al periodista Tomás Mosciatti que “el Gobierno actual no controla a las Fuerzas Armadas”. Asimismo, el ex subsecretario general de Gobierno de Lagos, Jorge Navarrete (entonces DC y hoy independiente), le expresó a la periodista Mónica Rincón que “el último gobierno que en Chile había controlado efectivamente a Carabineros fue el de Pinochet…”

Pero sin duda que el reconocimiento más significativo lo hizo ¡el propio ex ministro del Interior de Lagos durante más de cinco años, José Miguel Insulza!; él mismo quien previamente como canciller de Frei había desempeñado un rol crucial en la liberación de Pinochet de Londres (evitando así su inminente extradición y segura condena en España); y que luego como ministro de Lagos, a través de varias entrevistas en medios de comunicación, presionó pública y exitosamente a los tribunales de Justicia para lograr la impunidad de Pinochet. Así, el ahora senador socialista Insulza le señaló también a Mónica Rincón que las Fuerzas Armadas “se mandaban solas” desde 1990…

Y por si faltaba algo al esclarecimiento público de la autonomía que conservan las Fuerzas Armadas en el sistema político chileno, tenemos las expresiones del comandante en Jefe del Ejército, Ricardo Martínez, dirigidas a cerca de 900 oficiales en el recinto de la Escuela Militar, donde señaló la disposición institucional a defender el sistema previsional que los favorece, “con dientes y muelas”. En ningún país normal un Comandante en jefe del Ejército hubiese permanecido luego de expresiones públicas de esa naturaleza y frente a ese auditorio.

El pueblo, desinformado por los medios y cautivado por el consumismo, solo expresa su descontento y desengaño en forma pasiva y dispersa. La indiferencia política y la abstención electoral son expresiones de esa protesta silenciosa. Pero la apatía ciudadana no amenaza la estabilidad del sistema. Por el contrario, ayuda a domesticar las conciencias y adormece el espíritu de lucha del pueblo.

—————-

*Foto de Portada: www.wikipedia.com